Cambios en el algoritmo de Google para el posicionamiento web

posicionamiento web

Hace escasas fechas, Google sorprendió al mundo al anunciar que había hecho cambios en su algoritmo. El nuevo motor de búsqueda (denominado Colibrí) tiene como objetivo dar respuesta a las búsquedas actuales de los usuarios que son, según la compañía, cada vez más largas y complejas. Además, busca adaptarse mejor a las búsquedas que se realizan desde los móviles y con un componente de voz. Los responsables del gigante informático pusieron de manifiesto que las modificaciones afectan ya a más del 90% de las búsquedas mundiales. Aunque Google no ha entrado en demasiados detalles, el cambio principal consiste en que ahora el significado y el concepto tienen mayor relevancia. Así, la coincidencia entre palabras y la indexación estricta pasan a un segundo plano.

Estas alteraciones tienen una enorme repercusión para posicionar web. Y es que las estrategias desarrolladas hasta el momento también tendrán que modificarse para conseguir los objetivos deseados. Google ha decidido transformar su algoritmo tres años después del último cambio notable. Esta innovación responde, entre otros factores, a las consultas de búsquedas booleanas, es decir, aquellas que combinan términos con iconos o comandos. Con las transformaciones introducidas en el algoritmo, el buscador pretende dar resultados más adecuados para las búsquedas específicas.

El perfeccionamiento de la búsqueda conversacional es, por tanto, una de las metas primordiales de Colibrí. El algoritmo incorpora nuevas tecnologías capaces de comprender mejor las cuestiones lingüísticas resultantes de una pregunta natural. De este modo, Google está ahora preparado para dar una respuesta óptima a las búsquedas por voz, de más longitud y complejidad semántica. Pongamos un ejemplo. Para buscar ¿En qué lugar comprar una televisión en Madrid?, el buscador mostraba hasta ahora los resultados relevante para esos términos. Pero no otorgaría importancia a su significado.

Gracias a Colibrí, el motor de búsqueda sabe que lugar es un espacio físico, que comprar indica la necesidad de encontrar un establecimiento comercial y que televisión hace referencia a un dispositivo electrónico. Por último, Madrid señala la ubicación del usuario. Así, Google mostraría los resultados de tiendas de imagen en Madrid. Dado el cambio destacado que supone Colibrí, hoy es más necesario que nunca contar con un técnico SEO, que domine la alteración del algoritmo, para lograr que una web se posicione de modo adecuado.

Si te gustó, compártelo:
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS
Comentarios
Deja un comentario